El ejercicio físico debe ser una prioridad para personas con accidentes cerebrovasculares.

A continuación, se van a detallar los beneficios de diferentes tipos de entrenamiento en pacientes que han sufrido algún tipo de episodio de accidentes cerebrovasculares.

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico es vital para la mejora del fitness aeróbico y cardiovascular, cognición resistencia, equilibrio, movilidad, calidad de vida, etc.

Fitness cardiorrespiratorio

Si este parámetro es pobre, está directamente asociado con mayor probabilidad de tener más episodios de ictus y mortalidad. Los protocolos para su mejora a través de programas de entrenamiento aeróbico son de al menos 8-12 semanas (50-80% HRmax; 3-5 días/semana; 20-40 min).

Función cognitiva

Los déficits cognitivos resultantes de un ictus pueden tener un efecto negativo en la rehabilitación física, funcionamiento social e independencia.

Ejercicio aeróbico (como actividad física) se presenta fundamental utilizado como herramienta para mejorar la función cognitiva, consumo de oxígeno, incremento del flujo sanguíneo cerebral y promueve la regeneración de células del cerebro (en regiones relativas a la función cognitiva). 

Dentro de la cognición se encuentra la capacidad visuoespacial, función ejecutiva, atención, memoria y lenguaje.

Rendimiento funcional

  • Equilibrio

El ejercicio aeróbico mejora la función de equilibrio en pacientes con ictus, independientemente del tipo de ejercicio (bici, cinta, caminar a ritmo ligero, etc.), intensidad (media, moderada o alta) y duración (3-5 días/semana; de 4 semanas a 3 meses).

  • Walking speed

La mejora en “walking speed” puede ser debida a repetir la práctica de la marcha a alta velocidad (progresión en velocidad de cinta y duración del entrenamiento).

  •  Resistencia (“Endurance”)

Igual que las otras 2 funciones de rendimiento mencionadas anteriormente (“equilibrio” y “walking speed”).

Ejercicio de fuerza

Después de un episodio de ictus se produce una debilidad muscular y el entrenamiento de fuerza es una buena alternativa para mejorar la funcionalidad, aspectos psicosociales y la calidad de vida.

  • Mejora de la fuerza muscular y resistencia

  • Mejora del rendimiento de la marcha y equilibrio

El ejercicio de fuerza desarrollado basado en el principio de 10-15 repeticiones máximas resulta en mejoras significativas de la velocidad de la marcha.

Ejercicios de cadena cinética cerrada (que impliquen extensión de rodilla) en pacientes que han tenido un ictus mejoran la función de equilibrio y el rendimiento de la marcha.

 

  • Mejora de los resultados funcionales

Entrenamiento de resistencia progresiva (3×8-10 reps; 3 ss/wk; 12 semanas al 70% 1RM) mejora la actividad funcional y la calidad de vida.

 

  • Otros aspectos beneficiosos del ejercicio

Otro de los beneficios que se le atribuyen al ejercicio de fuerza es la mejora de la función respiratoria, función cognitiva y ansiedad.

 

El entrenamiento de fuerza 1 sesión/semana durante 6 meses, 50% o más del 1RM, y/o un ratio de esfuerzo de 13-14 en la escala de RPE, progresando gradualmente de 10 a 15 repeticiones y luego incrementar la carga por 1,6-5 kg o aumentar el nivel de la banda de ejercicio (banda elástica); ayuda a mejorar la discapacidad cognitiva.

 

Ejercicio de flexibilidad

El objetivo principal de los programas de flexibilidad es aliviar la espasticidad, mejorar la función motora, rango de movimiento y prevenir contracturas.

  1. Incrementar el ROM

Resulta muy interesante usar los ejercicios de flexibilidad para el calentamiento o combinado con el entrenamiento de fuerza y el entrenamiento aeróbico para ayudar a los pacientes con ictus a incrementar su ROM.

  1. Evitar contracturas

Se ha encontrado que un buen programa de flexibilidad ayuda a evitar contracturas, tan presentes en los pacientes que han sufrido accidentes cerebrovasculares.

  1. Incremento de las actividades de la vida diaria

El ejercicio de flexibilidad permite mejorar la función en pacientes con ictus, y como consecuencia incrementar de forma eficiente las actividades de la vida diaria de una persona.

 

Ejercicio neuromuscular

Debido a la importancia de los giros en la movilidad diaria, y el incremento del riesgo de caídas y daños cuando giramos, es esencial la realización de ejercicios neuromusculares como la coordinación y las actividades de equilibrio, para mejorar el nivel de seguridad de las personas cuando desarrollan las actividades cotidianas.

  1. Promover movilidad

El equilibrio funcional y la movilidad mejoran a través del entrenamiento de la perturbación. Estas perturbaciones pueden ser: 1) perturbaciones manuales (empuje o tirón por parte del entrenador) y 2) movimientos voluntarios rápidos para causar una pérdida de equilibrio.

  1. Mejora el control del tronco

 Pacientes con ictus pueden tener problemas de inestabilidad a nivel de tronco. El entrenamiento de equilibrio estático y dinámico («weight-shift training”) contribuye a la mejora del control del tronco y propiocepción.

  1. Mejora el equilibrio

El entrenamiento de realidad virtual (permite interactuar con un entorno virtual usando un software específico en un ordenador) puede promover la capacidad de equilibrio, y reducir su riesgo de caída.

error: Este contenido esta protegido !!